Detrás de una mujer que triunfa

20080602011345-3735Próximos a efectuar el 8vo encuentro Internacional de Género y Comunicación, les ofrezco el texto de la ponencia presentada por  la colega  Martha Hernández Casas, de la corresponsalía de la AIN en Villa Clara, durante el Encuentro Regional efectuado el pasado 23 de marzo en la ciudad de Sancti Spíritus. No creo que el fenómeno sea exclusivo de las periodistas cubanas, y por consiguiente debe constituir uno de los temas a debatir en el encuentro previsto para el mes de mayo.

Un viejo refrán dice: «Detrás de cada hombre que triunfa siempre hay una mujer inteligente». Yo crearía otro que diga: «Detrás de cada mujer que triunfa siempre hay mucha gente».

Con esta aseveración trato de resumir las realidades de las mujeres profesionales, por supuesto, voy a hacer hincapié en el periodismo aunque estoy segura que es común para todos los desempeños. Me tomo la libertad de omitir nombres porque las características de este sector nos hace públicos y no quiero herir ni que nadie se sienta ni aludido ni omitido, pero creo que resulta muy fácil identificar cada caso.

Después del triunfo de la Revolución la mujer cubana goza de los mismos derechos que los hombres, igual salario y están reguladas las condiciones requeridas para el desempeño de las labores en aras de protegerlas por las cualidades físicas de la mujer.

En el sector periodístico el 41,3 por ciento somos mujeres,laboramos en todos redaccion-ociomedialos  medios y percibimos el salario de acuerdo a lo estipulado por laley que en años recientes reportó cierto incremento monetario. Pero, realmente que sucede puertas adentro en las redacciones. Cuando una mujer periodista realiza una cobertura prolongada fuera del país o en condiciones difíciles los ojos se vuelven a la casa, quien queda al cuidado de hijos y esposo. Generalmente la familia de la reportera asume, para que ella pueda consagrarse.

Para el esposo cubano le resulta  muy difícil actuar como cuidador,además no siempre las administraciones le tienen consideración por tener que abandonar el trabajo temprano si de llevar los niños a la escuela, al médico o simplemente cumplir otras tareas, las que están determinadas socialmente para la mujer.

Muchas de las colegas encuestadas aseveran que la que no tenga RETAGUARDIA no puede trabajar bien porque el horario inestable, trabajo domingo, ciclones, a veces provoca incomprensión de la pareja, tampoco los círculos infantiles ni escuelas primarias, tienen esa comprensión,por solo citar algunos ejemplos.

Según datos estadísticos el 67 por ciento de los hogares cubanos cuentan con la figura femenina en el rol principal la que está divorciada una u otra vez, esta realidad implica un mayor recargo de responsabilidades sobre ella, pues los padres por regla general, cuando establecen otra familia aunque atiendan los hijos del matrimonio anterior, no asumen su cuidado y protección para que la mamá trabaje.

Muchas periodistas consideran que actúan así ­ porque el propio trabajo de las reportara aceleró las causas de la separación por desacuerdo en el manejo del hogar. Aunque las leyes la amparan, la realidad es otra. Las regulaciones de la resolución de pago a los periodistas exigen un estricto cumplimiento del plan de trabajo, en todo caso, está  la mujer más afectada por las ausencias debido al cuidado que debe dar a la familia.

Durante los primeros años de trabajo una periodista que viva sola, sin retaguardia, tiene limitado su marco de acción laboral por el cuidado de los hijos, si es divorciada más problemas le aparecerán todavía.

Cuando los años pasan y los hijos crecen esa mujer presenta otra situación. Los padres, o suegros, o aquellas personas que la ayudaron, ya están viejos, entonces debe dedicarse a su cuidado y atención, esa es otra de las realidades de la mujer cubana. En ese momento cuando las potencialidades profesionales son mayores y la madurez laboral también ella sigue cargando ese peso.

Entre nosotros resultan conocidos colegas que han bajado la productividad y la calidad de lo que hacen porque tienen que alternar su función social con el cuidado de los mayores. Es cierto se le comprende, pero las evaluaciones reflejan su mengua, y así —se convierten en aceptables quienes siempre fueron excepcionales y en deficientes otros que mantuvieron en su vida la calificación de notables.

Claro, todo el mundo sabe porqué fue, pero, ¿Qué se le va a hacer? Un poco de compresión se requiere de la situación laboral de la mujer en este sector, ejecutor de una de las más nobles misiones y conformado por personas de gran espíritu de sacrificio y amantes del trabajo.

Si conversamos con aquellas que han salido fuera del país a coberturas de cualquier envergadura, sabremos que en muy pocos casos las administraciones y la Unión de Periodistas de Cuba atienden a los familiares que están garantizando la permanencia de la trabajadora en el exterior.
Esa retaguardia también necesita ayuda.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “Detrás de una mujer que triunfa

  1. Pingback: Detrás de una mujer que triunfa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

ninety two ÷ = forty six