La hermana de Juana

A muchos cubanos les da lo mismo Juana que su hermana. Al añejo refrán aluden aquellos que cogen poca «lucha» con las cosas. Y mire usted que curioso, una de esas personas es la hermana de esta que ahora escribe.

Cómo me gustaría tomar la vida con la misma calma que ella. Y no es que se desentienda fácil de sus responsabilidades como madre, hija, esposa, hermana y excelente logopeda. No lo crea así.

Odalis, o mejor mi Chichi —así la he nombrado siempre— llega hoy a sus 39 años. Y es de esos seres que al verlos con tanta parsimonia obliga a decir: «Tiene sangre de horchata». Pero con todo el buen humor del mundo regaña con fuerza a su hija cuando la ocasión lo amerita. Incluso, le agradezco que en más de una vez le haya llamado la atención a su única sobrina. Es decir, a mi Bety.

Es la menor en edad, sin embargo me aventaja en tamaño. Sumamente callada ante las cosas que desconoce. Mas, cuando habré la boca… ¡Aguántese! Le dirá la pura verdad en pleno rostro a quien tenga delante.

Para satisfacción de ambas, no recuerdo una riña entre nosotras. Señal de que nos queremos. A su vez evidencia que los hermanos, y hermanas, mientras más se pelean más se adoran es un axioma con excepciones.

Recientemente se hizo máster en Ciencias de la Educación, en la mención de Enseñanza Especial con calificación de Excelente. Propuso un magnífico folleto para que las familias contribuyan desde el hogar a corregir los problemas del lenguaje de sus hijos. ¿Creen ustedes que lo festejó con bombos y platillos?

Pues, no. Para ella todo fue tan normal como vivir el día a día, olvidar rápido el pasado y proyectarse el futuro más inmediato.

Todavía no sabe que le dedico estas líneas. Un simple regalo. Poco sabe de redes sociales y blogosfera. Aspiro a que en su momento lo haga. Entonces la conocerán, por que  no le gustan tanto las fotos como a mí. Claro, lo mío es por gajes del oficio.

Para ella una tiza, láminas, pizarra y su voz son los elementos imprescindibles para realizar su trabajo.entre tanto,  sigan creyendo que es la inspiradora de la canción de Elito Revé y su Charangón,  aunque esta Chichi de mi  casa no monta Mitsubichi.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

15 + = twenty