Aloima, una pionera santaclareña con los mismos sueños de Celia Sánchez

(Foto: Manuel de Feria)No puedo defraudar, ni a mis vecinos, y mucho menos al colectivo pioneril que me eligió como delegada.

Ayudar a quienes la rodean ocupa el mayor tiempo en la vida de Aloima Mirialis González Barrios. La adolescente cursa el 9º en la ESBU Ignacio Rolando Abreu. Desde que se convirtió en pionera —el 8 de octubre de 2002—, comenzó a sentir amor por la Historia de Cuba.

«Considero que todos los que lucharon por la libertad de la Patria merecen respeto», afirma. Por eso le cuesta mucho mencionar a  los héroes, heroínas y mártires cubanos que más admira. Aunque al insistirle, de sus labios brota, como una flor, el nombre de Celia Sánchez Manduley.

Tal vez porque, como la combatiente manzanillera, Aloima ofrece su tiempo y sensibilidad humana para tenderles la mano a los compañeros de aula y amigos del barrio.

«Apenas tengo horas libres y no me incomoda que así sea. Aquí en la casa recibo, todos los martes y jueves durante una hora, a 13 alumnos de mi aula. Me gusta compartir con ellos mis conocimientos», argumenta.

Agrega que desde la enseñanza primaria ha mantenido esa actitud. A la par de los excelentes resultados académicos, ha asumido diferentes responsabilidades en la Organización de Pioneros José Martí (OPJM). Una de ellas fue en 4º grado, cuando estuvo al frente de su destacamento.

«En ese período se celebró el IV Congreso pioneril, desde entonces albergué la esperanza de asistir a un evento como este. Pero al pasar el tiempo lo veía casi imposible. Hoy vivo satisfecha por ser una más entre los delegados de Villa Clara a esta cita tan importante para los de mi generación.»

–¿Por qué lo consideras así?

–Vivimos momentos trascendentales. A pesar de ser los más pequeños, podremos decir nuestras opiniones sobre las cuestiones que más nos preocupan. Y será decisivo hacerlo unos días antes del VI Congreso del Partido.

–¿Cuáles son esas preocupaciones?

–Existe una esencial, relacionada con la orientación vocacional. Aunque contamos con los círculos de interés, estos se diseñan de forma muy estricta y no sin ofrecen oportunidades a los alumnos para que puedan escoger algo que en verdad les interese estudiar en el futuro. Por eso llegan a 9º sin saber qué van a matricular para continuar: el pre¬universitario o los politécnicos.

–¿Qué otras inquietudes llevas a la cita pioneril?

–En verdad no las defino como inquietudes, sino propuestas para lograr un mejor funcionamiento de la organización, a partir de la experiencia de mi escuela, donde hemos logrado combinar la recreación sana con el aprendizaje de los contenidos de las asignaturas priorizadas.

–¿Como por ejemplo?

–Sencillo. Organizamos todos los años carnavales rústicos. Cada destacamento confecciona una carroza con recursos dese¬chables: cartón, pomos y otros que encontramos en los lugares de residencia. Además, elaboramos juguetes con el fin de donarlos a los círculos infantiles.

–¿Con qué materiales los hacen?

–Con los que aparezcan. Pueden ser retazos de tela, madera o algunas plantas secas que permitan realizar objetos como los de naturaleza muerta.

–¿Cómo reaccionaron tus vecinos al saber de tu elección como delegada al V Congreso de la OPJM?

–¡Imagínese! Todos están muy orgullosos de mí. Sobre todo mis padres y familiares. El presidente del CDR convocó a una reunión para felicitarme públicamente.

–¿Y en lo personal qué significa?

–Un nuevo compromiso. No puedo defraudarlos, ni a mis vecinos, y mucho menos al colectivo pioneril que me eligió. Será una experiencia única que me llegó justo en mi último año como miembro de la organización, cuando lo creía imposible. Claro, me hace sentir cuánto he crecido, y muy enaltecida.

–Una vez que regreses del Congreso, ¿cuáles serán las aspiraciones de Aloima?

–Continuar estudiando para matricular en el preuniversitario, y de ser posible, optar por la carrera de Estomatología. He iniciado un camino que no terminará hasta retribuir al sistema social cubano todo lo que ha puesto en mis manos. Cada empeño mío se lo dedico, en primer lugar,  a mi mamá Mirelbis de la Caridad y a mi papá Alexis; sin el apoyo de ambos no sería lo que soy ahora.

También estaré eternamente agradecida por haber nacido en Cuba, donde han existido mujeres tan valientes como Mariana, Clodomira, Vilma, Celia…

Y otra vez la mirada adolescente de Aloima refleja que en esta última fémina es en quien encuentra los mayores puntos de coincidencia. Quizá porque también posee un alma noble, forjada en el día a día, a sabiendas de que no hacen falta condiciones materiales excepcionales para vivir.

«Mi familia –dice– es de obreros y campesinos. No aspiramos a tener más de lo que se puede, sino lo que alcancemos con  amor y entrega incondicional al trabajo.»

Se trata de valores forjados desde la cuna, y una prueba que refuta el criterio de los enemigos empeñados en tergiversar la realidad de Cuba. Intentan hacerle creer al mundo que aquí no contamos con el relevo para proseguir la auténtica obra de la Revolución que construimos.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Aloima, una pionera santaclareña con los mismos sueños de Celia Sánchez

  1. avatarAloima Cristina Iglesias Rodriguez

    Hola Juana, disculpa que mi comentario no sea directamente del articulo…pero siempre he querido saber que significa mi nombre ALOIMA… mi papa es cubano (no lo conozco) mi mama Nicaraguense, escucho en Cuba el nombre…le gusto y me lo puso. Bueno, agradeceria mucho tu ayuda!!!

  2. avatarOsmaira Autor

    Saludos Aloima, conozco a varias que se nombran así, indagaré con ellas y te informo. Gracias por visitar mi blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

one × five =