Archivo por meses: Septiembre 2011

Damas de Banco

No existe errata alguna. Desde que se agruparon sabemos que la letra que ahora omito (ele), está de más en ese denominativo. Bien por faltarle en sus almas femeninas la esencia del color que representa la pureza, o mejor, por actuar a cambio de recibir como prebenda el dinero. Billetes que solo salen de los bancos monetarios norteamericanos.

A pocos sorprende que ahora anuncien un nuevo objetivo para recibir esos pagos. Por muchos son sabidas las razones de ese grupo de mujeres, unidas por cualquier cosa, menos por la bondad. No obstante, eriza la piel saber que de ellas provenga la solicitud de una intervención de la OTAN en Cuba. Semejante a la de Libia.

¿Dónde dejaron sus sentimientos maternales? Atiné a pensar cuando leía las notas de prensa. Puede ser que las urgencias materiales las hayan empujado a las manifestaciones «inofensivas» con gladiolos en mano, solicitando libertad para sus esposos. Tal vez, por garantizar una visa para viajar a los Estados Unidos se pronuncian en contra del gobierno cubano. Todo lo dicho y hecho por esas «damas» puede tener una causa aupada por el interés de los vecinos del norte. Sigue leyendo

Rodolfo Puente Zamora: el pelotero cubano con mayor asistencia a mundiales

Por Osvaldo Rojas Garay

Entre los 24 jugadores que nos representarán en la XXXIX Copa Mundial de

Rodolfo Puente Zamora, participó en forma activa en varias Series Nacionales. (Foto: EcuRed)

Béisbol, programada para efectuarse en Panamá, a partir del próximo primero de octubre, el receptor villaclareño Ariel Pestano Valdés es el que más veces ha incursionado en las citas del orbe.

Pestano vivirá su sexta experiencia mundialista, pues ha estado en todos los torneos de este tipo que se han realizado desde Taipei de China, en 2001.

Seis mundiales constituye una cifra considerable; sin embargo, no es el estelar jugador caibarienense el líder entre los cubanos que han participado en estas justas desde el debut criollo en el certamen de 1939.

Tal honor le corresponde a Rodolfo Puente Zamora, quien entre el recordado certamen planetario de República Dominicana (1969) y Japón (1980), defendió el campo corto de la selección nacional en ocho mundiales, todos ganados por la novena del Verde Caimán. Esto quiere decir, además, que el Jabao Puente es el pelotero con más títulos en los 73 años que llevan de instaurados estos torneos.

El Chico Puente brilló sobremanera en el XIX Mundial organizado en Cuba, en 1971, donde terminó al frente de los bateadores con 429 de average y fue elegido el más valioso. En Nicaragua (1972) fue uno de los héroes en la peleada victoria contra Estados Unidos, al impulsar la primera carrera cubana en el séptimo y después en el noveno con conteo desfavorable conectó sencillo al jardín central que propició en las piernas de Owen Blandino el empate a tres anotaciones, dejando la escena lista para que en otro momento del juego Agustín Marquetti disparara su antológico jonrón. Sigue leyendo

Sara González agradece por tanto cariño

Mensaje de Sara González a la redacción de Cubadebate:

A los amantes, amigos, socitos, conocidos y por conocer, a todos los que preguntan, porque ya van siendo bastantes, y aunque la salud es algo privado, parece que por su interés y buenos deseos, la mía no lo es; así que les cuento:

Estoy hospitalizada desde el día que ya olvidé porque quiero, fui operada del colon y ahora me corresponde la parte de recuperación con la ayuda de los maravillosos seres que habitan y me cuidan en el CIMEQ.

Les prometo, disciplina, humildad, tolerancia y todo aquello indispensable para recuperar las fuerzas, las cuales obtengo sobre todo de ustedes, las sacaré de ustedes y las recuperaré para entregárselas en canciones y en acciones por la Cultura de nuestro país que tanto se merece.

Sus buenos pensamientos los pondré en mí para mejorar y poder incorporarme con calidad de vida que ya he aprendido a valorar e intentaré cultivar.

Muchas gracias por tanto cariño.

Les amo.

Vuestra gorda,

Sara.

Autorizo a los medios de prensa y de divulgación para que hagan uso de esta nota escrita en La Habana, en el Hospital CIMEQ, el sábado 17 de setiembre de 2011. Gracias.

Agustín de Rojas, santaclareño peculiar

Y siento más tu muerte que mi vida…

Por  Ricardo Riverón Rojas.

Aunque Agustín de Rojas y yo somos de la misma edad, su eternidad llegó primero que la mía, no porque haya muerto, sino porque su obra ha viajado más lejos y en ella el tiempo tiene más peso específico. Su obra digo, que merece mayor reconocimiento.

No fuimos grandes amigos. Tampoco enemigos. Discrepamos mucho, eso sí, desde aquel lejano 1980 en que se apareció en el taller literario “Juan Oscar Alvarado” con el manuscrito de Espiral, novela con la que ganaría el premio David de ese mismo año.

Agustín abogaba por una poesía que alejara los pies de la tierra mientras yo exigía lo contrario. Ambos ganados por la gran discusión literaria de la época: una poesía de circunstancias versus otra de esencias. Aún ignoro si ambos teníamos razón o en qué por ciento los dos nos equivocábamos.

Pero. ¿saben cómo terminaban aquellas “enconadas”discusiones? Pues con la lectura de las “Actas del taller” que Agustín se esmeraba en redactar, verdaderas joyas de la ironía socarrona que lo caracterizó y tanto nos hizo reír, o rabiar, como mismo lo hicieron sus infinitas cartas donde, ajedrecista hasta el final, ponía numerosas trampas sofísticas a sus interlocutores para agarrarlos fuera de base y comerles la dama o darle jaque mate al peón más simple.

Tiene razón Arístides Vega, se nos va un niño travieso: aquel que se propuso demostrarle a Pablo René Estévez que la Estética no es una ciencia y para ello hiló una larga longaniza de ejemplos que ningún doctor pudo rebatir con el mismo ingenio que él derrochó en sus devaluaciones.

Aquel debate, que despertó un interés desmesurado, condujo a su más controvertido libro, del cual fui editor. Catarsis y sociedad (Ediciones Capiro, 1993) en su recorrido editorial tuvo un final parecido al de la fiesta del Guatao, primero por la bronca en torno los honorarios -que me ganó- y, finalmente, por la polémica con Jorge Ángel Hernández y Omar Valiño, vertida en las páginas del suplemento Huella. Sigue leyendo

Vivian Carranza: Mujer apasionada por la música cubana

Por Francisnet Díaz Rondón

Nancy Vivian Carranza Veitía, o simplemente Vivian Carranza, es una mujer que ama la vida y la música; una persona con pensamiento práctico, que aprende de quienes la rodean cotidianamente, «sean buenos o malos». Honestidad, dignidad y transparencia son algunas de sus grandes virtudes.

Con Vivian se puede conversar un día entero, pues logra un alto nivel de comunicación y empatía con sus interlocutores; ello quizás se deba a sus estudios de magisterio y a la experiencia de interactuar con públicos muy diferentes en los cabarets.

El próximo 18 de septiembre cumplirá 25 años de vida artística. En esa fecha formó parte del catálogo del Centro Provincial de la Música Rafael Prats.

—Vivian, ¿de dónde proviene tu amor por la música?

—De mi familia paterna, fundamentalmente. Mi padre, Eduardo Carranza, integró la orquesta Venecia y el trío Palermo; mi tía Enma impartía clases de piano, y tío Humberto fue primer violinista de la entonces Orquesta Sinfónica de Las Villas. Asimismo, varios de sus hijos  —al igual que nosotras— continuaron carreras musicales. Mi mamá, Aida Vei­tía, también cantaba muy bien, y cuando tenía la oportunidad se presentaba en público. Sigue leyendo

¿Mujeres desequilibradas o ambiciosas?

La colega Bertha Pulido Francia publica en su blog varias opiniones de las villaclareñas sobre las mal llamadas Damas de Blanco.

Entre los criterios sobresale el de Olga Lidia Bermúdez, licenciada en Psicología quien las califica como mujeres «desequilibradas emocionalmente, carentes de afecto, con trastornos síquicos y posiblemente descompensadas, a tal punto que no piensan que la mujer cubana logró su verdadera emancipación a partir de l959.»

Más que el posible desequilibrio emocional, a esas «golosas del verde», únicamente las anima llenar sus bolsillos de pacotillas. Ellas saben bien la historia de las féminas en Cuba, pero no les conviene reconocerlo.

Si desapereció el motivo por el cual se agruparon —pedir asilo político a sus esposos, muchos liberados ya—, qué razones tienen ahora para seguir «de paseo», galdiolos  en mano por las calles cubanas.

Únicamente las motiva la ambición, ¿será una nueva enfermedad psíquica?

Melba Hernández: Premio a la Dignidad

Melba Hernández Rodríguez del Rey, Heroína del Moncada, estuvo muy ligada al periodismo. Eran los años más difíciles de la lucha contra la tiranía, por lo que su presencia se hizo notar en la prensa clandestina.

Ser cubana es la gloria más grande de su vida, según expresó luego de recibir el  Premio a la Dignidad que otorga la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), en ocasión de celebrarse un aniversario más del asesinato del periodista checo Julius Fucik por las hordas fascistas. Un hecho casi olvidado ya.

La Heroína de Moncada es doctora en Derecho y licenciada en Ciencias Sociales. Desarrolló su labor periodística en los días de combate contra el dictador Fulgencio Batista (1952-1958) en las publicaciones clandestinas «Son los mismos» y «El Acusador».

La también integrante del Ejército Rebelde recibió el galardón de manos de Tubal Páez, presidente de la UPEC, quien aseguró que, de esta manera, esa organización le rinde tributo al premiarla con uno de sus más altos reconocimientos.

Junto a Haydeé Santamaría es la única mujer que tomó parte en las acciones del 26 de julio de 1953, cuando la Generación del Centenario asaltó los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Santiago de Cuba y Bayamo, respectivamente.  (Con información de la AIN)

Laura no escarmienta

Imagen tomada del blog Cambios en Cuba

Nada tiene que ver con la historia de El cuarto de Tula. La pegajosa canción que ha hecho bailar a miles de cubanos y foráneos admiradores de la música popular de la Isla, ahora,  sirve de parodia para las palabras de Laura Pollán. Una mujer  a quien solo le interesa «pintar» sus bolsillos de verde, a costa de mentiras.

No le queda más que pensar en una «llamita»,  que ni arde.  El escenario habanero ya conoce a esta «señora» y a sus acompañantes vestidas de blanco. En las calles de la capital han perdido credibilidad. Mas, intentaron encontrar  protagonismo en un municipio oriental, y fue como lanzarse a una piscina vacía.

Allá, en la ciudad del Cauto encontraron el agua suficiente para apagar un fuego que en esencia resultó fatuo. Ese que en cada intento de aparecer,  al instante se sofoca con el coraje de cientos de hombres y mujeres que descalifican las infamias de Laura. Pero ella no escarmienta.


Mujeres que ofenden mi isla

«¡Mujeres!, ¡mujeres!», decía aquel personaje de telenovela interpretado por el excelente actor que es Fernando Echevarría. Salir de noche, se titulaba y pasó sin muchas glorias, y unas cuantas penas por la televisión nacional.

La frase, en otro sentido, ronda por estos días mi mente al conocer otra de las artimañas de esas autotituladas «damas» que de blanco llevan muy poco. Con el apelativo solo se empeñan en manchar la dignidad de las féminas verdaderamente cubanas.

Sus alucinaciones llegan al extremo que por ganar unos cuantos dólares inventan gases lacrimógenos, y hasta fuerzas antimotines, las cuales no existen en Cuba desde 1958.

Alguien en su sano juicio no se atrevería a realizar semejante infamia. Pero, claro, de ellas no se puede esperar no más que la actuación desmesurada y desequilibrada con que justifican el dinero que reciben.

¡Mujeres!, ¡hay muejes!,  solo atino a decir y preguntar: ¿por qué salir a las calles, bien de noche, o de día, con tanto odio y ofensas a mi isla?

damas mienten