Hanser García pregunta: ¿Están satisfechos?

Por Mayli Estévez

Dice Mercedes Veitía, abuela del subcampeón panamericano, que al filo de las 10 de la noche del domingo Hanser García, aun muy emocionado, preguntaba a sus familiares si estaban satisfechos de su actuación. Parece que un record nacional y una plata histórica en los 100 metros libres de la natación es poco para este villaclareño.

«Hijo, pero esa pregunta no se hace. ¿Cómo vamos a estar? Aquí hemos saltado, llorado, estamos muy orgullosos»— dijo la abuela, que apenas hablaba de la emoción y el teléfono le resbalaba de las manos.

El Pollo, que no le teme a campeón mundial alguno, ni a malas arrancadas, no solo quebró su propio record nacional y lo rebajó a 48:34, si no que además le regaló a Villa Clara la primera medalla panamericana de Guadalajara. Sí, porque el chico es natural de esta capital provincial, no habanero.

«Es un premio a tanto sacrificio nuestro, pero en especial de él. Todos le dijimos que se felicitara a sí mismo, que toda Cuba estaba más que satisfecha. Desde anoche el teléfono no para, estamos muy orgullosos»— dice Iliana Hernández, tía del actual recordista nacional.

Hanser (primero de izquierda a derecha) junto a una parte del equipo infantil de natación de Santa Clara.

El Pollo, como le dicen a Hanser, llega desde pequeño a la natación, pero por incomprensiones y gazapos deportivos, un entrenador santaclareño decidió que no servía para esa disciplina. Así, con 13 años, el subcampeón panamericano de Guadalajara 2011, pasó por el Polo Acuático, deporte que le dio la fortaleza física, para que 6 años después, un día cualquiera del calendario, otro ojo notara cuanta potencialidad tenía para el deporte negado. ¿Qué dirán ahora aquellos, que una vez le dijeron a Mercedes: «Lo siento, pero no me sirve»?

Familiares de Hanser García, ofrecieron impresiones a Vanguardia, vía telefónica, a pocas horas de que el villaclareño se declarase subcampeón panamericano. (Foto: Ismael Francisco)

«Fue un momento muy triste, pero desde entonces, le digo, arriba, levántese, que usted se crece ante las dificultades. En el aeropuerto, cuando lo despedí, me dijo medio tímido que ojalá consiguiera un bronce. Y mira con lo que sale»

Y así hizo, aún cuando otros llegaban con un mejor registro al centro de deportes acuáticos de Guadalajara, y en la piscina alardeaba el recordista mundial Cesar Cielo. Nada lo intimidó, pero sobre la pregunta Hanser, qué más te podíamos pedir.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

eighty ÷ eight =