Samuel Urquía: Premio nacional de locución Violeta Casal

Urquía, priemero de izquierda a derecha

Samuel Urquía, locutor de la emisora provincila CMHW, recibió el premio Violeta Casal, que otorga el concurso nacional Caracol, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

El galardón fue entregado el pasado sábado en la Casa del ALBA Cultural, en la capital cubana, tras el fallo del jurado integrado esta vez por los maestros César Arredondo y Luis Ángel Alarcón Santana, además de Milvia Zapata Patterson.

Urquía es el narrador de todos los espacios dramatizados de CMHW; su voz es muy utilizada en menciones de bien público, propaganda directa y los spots promocionales de decenas de programas en la emisora provincial y en la FM EstereoCentro, y actualmente es la voz noticiosa del noticiero Patria, que cada día despierta a los villaclareños.

Sus inicios fueron en la emisora Radio Caibarién, y en su trayectoria se cuentan otros importantes lauros obtenidos en Festivales Nacionales y provinciales de la Radio, como mejor locutor de noticieros y narrador de novelas; el Premio Caracol de Santiago de Cuba; además del Premio Santamareare, que le otorgó la UNEAC de Villa Clara.

El galardonado declaró en la entrevista realizada por la página web  de la emisora sentirse muy emocionado y agradecido por este premio, otorgado por un jurado muy prestigioso y poque lleva el nombre de esa gran mujer que fue Violeta Casal, la voz de la Revolución en la Sierra Maestra, con su inolvidable: ¡Aquí Radio Rebelde…!

Violeta Casal, nacida en Matanzas en los años veinte, constituyó el símbolo de la mujer locutora cubana. Se graduó de Doctora en Filosofía y Letras, y en  Pedagogía en la Universidad de La Habana, además de culminar estudios en la Academia de Arte Dramático (ADAD).

Violeta Casal, la actriz consagrada, revolucionaria, versátil, cuya carrera inmortalizaron Radio Rebelde y el personaje de La Madre, de Gorki–Brecht, murió el 28 de octubre de 1992 en la Ciudad de La Habana, y sus restos yacen en el Panteón de las Fuerzas Revolucionarias en el Cementerio de Colón.

Recordarla es rendir tributo a la obra de toda una vida, a la profesionalidad  teatral que la caracterizaba y la hizo merecedora del cariño y la admiración de un pueblo que agradece todavía su voz y su presencia. (Con información de Alexander Jiménez, CMHW)

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

÷ one = 5