Sara González: Aún me queda mucho

Desde la cama del hospital donde se encuentra convaleciente, la cantante cubana confesó su sorpresa al recibir el Premio Maestro de Juventudes y con esa naturalidad que la distingue les dijo a los que la rodeaban: No se preocupen. Aún me queda mucho…

Por José Luis Estrada Betancourt

La ausencia física de Sara González se notó enseguida. Y sin embargo, allí, en el Pabellón Cuba, mientras Marta Valdés, Ramona de Saá, Nersys Felipe, Alfredo Sosabravo, Enrique Pineda Barnet y Fernando Martínez Heredia recibían el prestigioso premio Maestro de Juventudes, parecía que la brisa, dueña de una afinación y de colores asombrosos, tarareaba: ¿Qué dice usted,/ que una mujer no es capaz/ de construir, de analizar,/ y de luchar por la vida?/ Cuando la historia nos grita otra verdad…

De cualquier manera, quedaba la deuda de entregarle la máxima distinción que otorga la Asociación Hermanos Saíz (AHS) a quien, a decir de la poeta y editora Isaily Pérez González, «le ha puesto voz a la Revolución y cuerpo a la cubanía».

Visiblemente feliz y llena de energías, repartió abrazos con auténtico agradecimiento a Abel Prieto, ministro de Cultura; a Liudmila Álamo Dueñas, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC; a Luis Morlote Rivas, presidente nacional de la organización de jóvenes creadores. Ellos fueron a verla al hospital donde se encuentra convaleciente. Y con esa naturalidad que la distingue les dijo: No se preocupen. Aún me queda mucho.

Confesó su sorpresa cuando le anunciaron que se hallaba en la ilustre nómina de las personalidades distinguidas con el Maestro de Juventudes, justo en el año en que la AHS arribaba a su aniversario 25. «Es que se trata de un premio muy grande. Debe sentirse muy honrado todo aquel que la juventud considere sus maestros. Una palabra que encierra una significación muy profunda, porque es como si con tu obra hubieses podido modelar el futuro, como si pudieras ayudar a forjar a los hombres y mujeres que cuidarán, amarán, defenderán y sostendrán a la Patria.

«Este premio me ha permitido tomar consciencia de que, al parecer, lo he hecho bien, y de que mis canciones y mi voz han servido para algo. Por eso me embarga un sentimiento de gratitud total».

También conversó sobre su vínculo estrecho con la AHS. «Cuando se fundó, hace 25 años, yo venía del Movimiento de la Nueva Trova, uno de sus pilares fundamentales. Recuerdo aquellas primeras reuniones con las Brigadas Raúl Gómez García y Hermanos Saíz, donde les transmitíamos nuestras experiencias, pero también los hacíamos testigos de nuestra historia».

Y claro, la González no quiso perder la oportunidad de anunciar que pronto nos regalará la tercera edición de Cantos de mujer. «Espero que sigan llegando otros Cantos…, lo cual depende de que nuestras autoras continúen escribiendo.

«En esta ocasión, por ejemplo, incorporé, por vez primera, a Olga Navarro, y a ella se unirán Mercedes Pedroso, Tanmy López, Yaíma Orozco…, de modo que estarán representadas varias generaciones, y un abanico de géneros y estilos. El disco tiene listos los arreglos y la parte instrumental, falta mi voz y el resto de los procesos que conlleva. Pero, después que pase esta “chapistería”, vamos a meterle mano».

—Sara, ¿y cómo te sientes?

—Muy bien, con enormes ganas de seguir haciendo cosas, después de que pase todo esto. Pero hay que tener paciencia, porque ya no son 20 años… Olvidémonos de cuentos y boleros (sonríe). Es necesario tomarse una pausa para hacer la «reparación» con más detenimiento y así el cuerpo, que no el alma, esté en mejores condiciones para seguir cantándole a mi gente».

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

66 ÷ sixty six =