El Mejunje tomó las calles en su cumpleños 28

Con la vitalidad propia de quien cumple 28 años, el Centro Cultural El Mejunje festejó su aniversario, desandando las calles de Santa Clara por los sitios que lo vieron nacer.

La primera parada de La ruta del Mejunje, nombre dado a la celebración, fue en el Teatro Guiñol de Santa Clara, lugar donde surgió esta institución artística en 1984. Allí volvieron a presentarse el Grupo Guiñol de Santa Clara y la Compañía Teatral Mejunje con las obras Los testigos y Cativo, respectivamente. Estas representaciones fueron las encargadas de abrir la primera noche mejunjera hace 28 años.

Luego del recorrido por los sitios que en su momento acogieron la idea de Ramón Silverio, fundador y director del reconocido centro, los asistentes al evento fueron testigos de la inauguración de la exposición El Mejunje que vuelve.

La muestra recoge documentos, fotos, plegables y programas de actividades realizadas en ese centro cultural. Al decir de Roberto Ávalos, curador de la galería, este es un recorrido por la historia del lugar y un reencuentro con la promoción recibida.

La fiesta mayor llegó a Santa Clara alrededor de las 9:00 p.m. de este jueves con el espectáculo Juntos y revueltos. Esta actividad mostró el amplio espectro de tendencias artísticas convergentes en esa institución.

Trova, rock, transformismo, boleros, rap, música tradicional y popular bailable fueron algunos de los estilos  protagonistas del homenaje, porque eso es precisamente El Mejunje, un centro diverso e incluyente.

«Con El Mejunje hoy Santa Clara pasa de la tolerancia a la aceptación. Este lugar es múltiple, plural, diverso y de respeto, tanto a la preferencia sexual como a los gustos artísticos, y eso influye significativamente en el reconocimiento obtenido a lo largo del país», manifestó Silverio.

Con el sabor del Havana Club, el aroma del café, el humo del cigarro y los graffiti en las paredes transcurrió la noche, cargada de encuentros y recuerdos entre las viejas y nuevas generaciones bohemias.

«Llegué al Mejunje por la influencia de mis compañeros de la Escuela Profesional de Arte. Primero no me agradó la idea, pero al conocerlo quedé enamorada de sus espacios. Ahora tengo 20 años y soy una leal visitante. Va a durar muchos años, porque es un proyecto diferente y muy bien pensado», afirmó Verónica Medina, una de las asistentes a la celebración.

Por su parte, Orlando Reinoso Castillo, de casi cinco décadas de vida, dos de ellas dedicadas a ese espacio santaclareño, lo define como una parte indispensable de su vida. Porque allí encuentra a todo tipo de personas, a los asiduos y a los que aún con reservas son capaces de visitarlo.

La celebración de este jueves demostró el éxito de este centro cultural, pues luego de 28 años El Mejunje continúa atrapando a quien toca a su puerta. (Ana A. García Martínez y Yunier Sifonte Díaz, estudiantes de Periodismo)

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

24 ÷ three =