Federadas del nuevo siglo

Pueden verlas con pelo rizado o laciado. Rubias con trenzas o negras con pelo largo. Algunas llevan piercing en el ombligo, las orejas o la nariz. Pero todas sonríen, bailan y cantan al ritmo de esta isla.

Son ellas las jóvenes cubanas que pueblan nuestros barrios. Ya no hablan de Milicias Revolucionarias como lo hicieron las abuelas en los 60. Sin embrago viven seguras de su libertad y también podrán tomar un fusil para defender la tierra donde nacieron. Atrás quedaron las movilizaciones a las zafras azucareras, pero cuando las plantaciones llaman cosechan los alimentos imprescindibles para el pueblo.

Para las muchachas de hoy, la premura es el estudio, aunque algunas vean en  el cuentapropismo la mejor opción. En este nuevo siglo, cuando se habla de cambiar mentalidades, la Federación de Mujeres Cubanas, cumple 52 años con otras miradas. No hace falta  reunirse exactamente a las 8:00 p.m en la esquina de la cuadra. Lo importante es conversar. Bien sea en la sala de la casa de la amiga más cercana, o junto a la enfermera. ¿Los temas?  Todos los concernientes a la familia: la última novela, la canción de moda, el problema del niño en la escuela, el esposo alcohólico, las afecciones de salud o la fiesta que se avecina.

Con vestuarios más osados y tatuajes en el cuerpo la mujer cubana actual también lleva mariposas en el alma como Celia y Vilma. Puede ser que no griten en plazas públicas cuanto aman esta Revolución, como lo hicieron sus progenitoras en las efervescentes décadas de los 70 y 80, mas, si la Patria las  convocan responden: ¡Sí!

Estas chicas  han crecido con el afán de imponerse en el hogar, las oficinas, las aulas, el campo, los laboratorios… las calles de su pueblo y hasta en países hermanos. Las contagia el ímpetu batallador que traemos en los genes las cubanas. Van de mano de sus compañeros, seguras de que  cada día junto a ellos liman prejuicios, comparten  derechos y entre ambos hacen crecer el amor.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

− one = 1