Cuestionamientos sobre una resolución

osmaira1Existen resoluciones ministeriales que no siempre son comprendidas. Así sucede con la 149 del Ministerio de Salud Pública —puesta en vigor desde el 1º de Septiembre de 2016—, emitida con el fin de aprobar el procedimiento para arrendamiento o venta de ayudas técnicas en farmacias.

Como novedad, dicha resolución establece que por primera vez se ponen a la venta de los necesitados un total de 22 implementos, con destaque para tres modalidades de sillones de ruedas: con elevapiernas, para cuadripléjicos y de 42 cm. Pero el meollo de la cuestión radica en los precios. Los últimos y más demandados se comercializan a 406.00 CUP. Los restantes cuestan 413.00 CUP y 504.00 CUP, respectivamente.

Si se tiene en cuenta que el envejecimiento poblacional en Cuba, y en particular en Villa Clara va en ascenso, vale reflexionar sobre lo contraproducente de la normativa que, lejos de aliviar, aprieta mucho más el bolsillo de las familias urgidas de estas ayudas técnicas.

Cierto que la compra no es la única vía, también existe el arrendamiento. Pero ocurre que la tarifa para este proceder aumentó al triple o más de los precios anteriores.

Las quejas de la población son asiduas, según refiere Yipsy Villegas Leiva, quien día a día tiene que realizar los contratos en la farmacia de Luis Estévez y Julio Jover, en Santa Clara.

«Imagínese que el alquiler de una cama flower era de seis pesos mensuales y ahora asciende a 25; para un sillón de ruedas era de cinco pesos y ahora aumentó a 15 cada mes. Existen enfermos encamados que necesitan hasta tres equipos si se le añade la silla sanitaria. Los familiares se quejan con razón porque se trata de personas cuya chequera mensual no supera los 200 pesos. ¿Cuánto les puede quedar para garantizar la alimentación y los medicamentos?»

En busca de una respuesta certera al asunto, indagamos con la doctora Mirtha Rosa Hernández González, al frente de la sección del Adulto Mayor, Asistencia Social y Discapacidad, de la dirección provincial de Salud Pública. La funcionaria nos explicó que se trata de una medida que persigue hacerle llegar la ayuda técnica a quien en verdad lo necesita. Y no puede ser de otra manera si se tiene en cuenta que son equipos que nadie adquiere por placer sino por la imperiosa urgencia de tenerlos a su disposición para solucionar un problema de salud.

«Aquellas personas que por su solvencia económica no puedan arrendar una de estas ayudas, podrán recibirla a través de la seguridad social».

Dicho así resulta loable, pero en la práctica la idea se convierte en una quimera, pues de acuerdo con los datos ofrecidos por Yipsy, de los seis policlínicos que se atienden en la farmacia de Luis Estévez y Julio Jover, solo dos enfermos se benefician por la seguridad social. El centenar de personas restante tiene que acudir a sus propios recursos financieros para arrendar un sillón de ruedas. Por cierto, en el momento de la entrevista, el pasado lunes, solo existía para la venta la silla sanitaria y la silla para baño, no así los demandados sillones de ruedas, cuya calidad tampoco es muy satisfactoria.

«Sabemos que la demanda siempre va a estar por encima de la oferta», apuntó la doctora Hernández González, quien agregó que la intención de la resolución es tener mayor control de los recursos.

Durante la visita a la farmacia coincidí con una compañera que prefirió no revelar su nombre, pero sí su testimonio. La mujer había permanecido cuatro años a la espera de un colchón antiescara. ¡Por fin la trabajadora social le avisó que podía alquilarlo! Con beneplácito abonó los 15 pesos mensuales, a fin de que su mamá tuviera mejores atenciones en la casa. Y se fue feliz, porque había alcanzado uno de los trece colchones asignados a esta farmacia.

Sí, existen resoluciones que no siempre son comprendidas. La que ahora nos ocupa es muy sensible por tratarse de la atención al adulto mayor y al discapacitado. Para la población villaclareña, cada vez más envejecida, constituye un desacierto asumir medidas así de golpe y porrazo. Esta vez debió tenerse más en cuenta el salario promedio del cubano de a pie.

 

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

eight × one =