Archivo por días: 30 Octubre 2019

Darilys: todos te quieren tanto

La taza de café no podía faltar entre nosotras, en un desafío absoluto a las gastritis que compartíamos. Hoy pagas tú, mañana pago yo… yo pago siempre, tú pagas siempre. Cada tarde en el mismo lugar, y jurábamos sin decirlo literalmente permanecer juntas en el mejor periódico del mundo, ese que nos tragaba el alma cuando una coma salía desajustada, o las metáforas sobrevolaban el raciocinio periodístico o los tachones se hacían omnipresentes en las planas revisadas. Sigue leyendo

La calidad se impone frente al pizarrón

Mirta, Pastora, Aidalina, Daniel y Dignora son nombres de algunos de mis maestros. Con ellos aprendí no solo las materias de Español, Geografía, Matemáticas, Ciencias Naturales e Historia. También conocí de hábitos de conductas necesarios para la vida.

A pesar de mi corta edad, pude entender que se esmeraban por enseñarles a sus discípulos los contenidos necesarios y los valores cívicos imprescindibles para el desenvolvimiento social.

Con el tiempo, al transitar por los distintos niveles de enseñanza conocí a otros profesores con idéntica entrega. Luego, al pasar los años y cumplir con el rol de profesora comprendí que autoprepararse, amar y sentir pasión por lo que se hace…amar a los alumnos es el requisito primordial para transmitir conocimientos. Sigue leyendo

La historia de Pablo Lorenzo

Por Ricardo R. González

Pablo Lorenzo Hernández Águila vive contrastes increíbles desde el pasado 20 de octubre. Mira a su alrededor y le cuesta trabajo creer que ya tiene una vivienda decorosa, alejada de aquellas inundaciones provocadas por el río Bélico cuando se encaprichaba en invadir  el único cuarto y el baño que tenía.

Pablo Lorenzo junto a su esposa Lidia: «Todavía nos parece un sueño».(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

De lo que era su anterior morada, ubicada en otro extremo del reparto Chambery, casi no desea recordar: un techo que filtraba toda la lluvia hacia el interior y dejaba el olor a musgo de la humedad. Para él,  en medio de esas circunstancias, una especie de amuleto en la vida siempre fue confiar en la fuerza de voluntad. Sigue leyendo

Annia Castillo: «sin el piano me muero»

Por Laura Seco Pacheco

Son las cinco de la mañana. Annia se levanta, camina a la cocina y prepara la cafetera. En lo que cuela va hasta el piano y revisa las partituras que dejó la noche anterior, danzas del siglo XIX que rescató de algún archivo de Sagua la Grande. El potente aroma la hace volver al fogón y se sirve la primera de muchas tazas de café.

Tiene tres horas para ponerse al día con ella misma, para montar esas piezas que la traen loca. A las ocho se marcha para la escuela y apenas pone los pies en el piso. Es viernes, así que a su regreso al «hogar dulce hogar», tendrá a sus alumnos esperándola para ensayar. Baja un par de veces a la casa de su madre. «Nunca me dedicas tiempo», le reclama la anciana, y Annia asiente mientras corre a una reunión de última hora para acordar los detalles del Encuentro Regional de Música.

Sigue leyendo