Consolidan cuidados a la mujer embarazada en Santiago de Cuba

Tratamientos especializados a la mujer gestante y una rigurosa asistencia en la Atención Primaria de Salud (APS), son acciones consolidadas en el Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) en la provincia de Santiago de Cuba, junto a nuevas medidas que garantizan el nacimiento de un bebé sano.

La doctora Yofaidy Pérez, jefa del PAMI en la Dirección Provincial de Salud, especificó que existe un trabajo fuerte, desde la prevención y el cuidado en la APS, a fin de evitar la mortalidad y disminuir el embarazo en la adolescencia.

Subrayó que es decisiva la labor de los médicos en la captación, seguimiento y control de las gestantes, pero ellas deben acudir apenas tengan la primera falta de su período menstrual, para comprobarlo y evitar complicaciones por embarazos ectópicos u otras complicaciones.
En ese primer trimestre se aplican análisis complementarios e incluyen ultrasonidos por la necesidad de la prevención y el diagnóstico oportuno de las malformaciones congénitas y el abordaje integral desde la APS.

Pérez mencionó charlas y conversatorios en la comunidad y consultas para evitar las malas prácticas en esta etapa, como los viajes largos en transportes inadecuados o el uso de ropas inadecuadas o muy apretadas, toda vez que es un estado de cuidado por el cual debe velar toda la familia.

Argumentó también medidas como el cuidado en el hogar materno, considerado una fortaleza del PAMI, donde ingresan oportunamente a las de sitios intrincados y zonas montañosas con 35 semanas y las de término del embarazo con más de 37.

Otras patologías de ingreso en esos centros son los riesgos de prematuridad, la anemia, la enfermedad hipertensiva gestacional, ingresos geográficos en el caso de embarazadas a término y el embarazo en la adolescencia.

A veces sucede que las gestantes se niegan a ingresar, pese a la indicación médica, o se retiran de las instalaciones de salud sin autorización de los especialistas, y son actitudes que se combaten porque favorecen diferentes padecimientos y hasta la mortalidad.

Pérez, explicó que ese Programa no puede ser una batalla en solitario de médicos y enfermeras,  es una certeza compartida por muchos y es el llamado que se hace para no violentar ninguno de los procesos.

Es obligatorio ingresar oportunamente,  con 38 semanas de gestación en adelante, según opinión de los obstetras del nivel primario, para evitar partos extrahospitalarios.

Nuevas consultas especiales comenzaron en los hospitales para  atender de cerca a las que presenten alteraciones de cualquier tipo y ofrecerles tratamiento personalizado, previendo complicaciones que pongan en peligro la vida del bebé y la madre.

El Ministerio de Salud Pública ofrece gratuitamente a la mujer, durante el embarazo, no menos de 17 consultas y 30 exámenes de diagnóstico para que sus hijos no padezcan enfermedades evitables, con lo que se incrementa su calidad y expectativa de vida con buena salud.

Desde la década de los años 60 del pasado siglo funciona en Cuba el  PAMI, como resguardo seguro para la madre y el niño, y garantizar una atención esmerada a ambos  es uno de los propósitos. (Tomado del periódico Sierra Maestra)

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

÷ four = two