Archivo de la categoría: Don Juanes

Baja fecundidad en Cuba: ¿quién tiene la culpa?

Por  Gloriadelys Wright Hernández/ACN

fd28c13caeff9071181d6f04c1abc0ca_L«¡Las mujeres no quieren parir, ahora sí está bueno esto! Nosotros siempre estamos dispuestos…», escuché decir una mañana en mi cotidiano viaje de Guanabo a La Habana y como tema de conversación entre los pasajeros y el taxista, debate que produjo críticas de toda índole.

Todo empezó por una simple frase: «las mujeres en Cuba ahora no quieren tener hijos», dijo Pedro (por llamarlo de algún modo) a su compañero de trabajo, deduzco, porque usaban el mismo uniforme.

De pronto el chofer, que en este caso no tenía la música a todo volumen, se inmiscuyó: «Sí, es verdad, incluso en la televisión lo dijeron»; luego otro de los pasajeros acotó: «Mi mujer dice que mientras no termine la Maestría nada de nada», y otro (entre señas y bajito) afirmó que aquí no lo piensa tener. Sigue leyendo

Limpiabotas: ¿dónde estás?

Osmayra1Eduardo Cárdenas Águila y Ramón Obregón León son limpiabotas desde hace más de diez años. Ambos ejercen su oficio en la ciudad de Santa Clara y se encuentran entre los 47 cuentapropistas registrados en la urbe para ejercer esta actividad.

Eduardo trabaja de vez en cuando en la calle Buen Viaje, justo a la sombra de la iglesia del mismo nombre. Dice que hay días de poca afluencia de clientes, y por eso algunas jornadas prefiere pasarlas en la casa. Entre tanto Ramón lo hace en la calle Marta Abreu, muy cerca de El Mejunje. Otros como ellos laboran en las proximidades de la terminal intermunicipal, en áreas del «Sandino», el Parque de los Mártires o por el hospital Celestino Hernández, conocido como «El viejo».

En la mañana del lunes 23 de mayo, Eduardo y Ramón comenzaron su faena como de costumbre. El primero, a las 8:00 a.m., y pasados 30 minutos todavía no había limpiado el primer par de zapatos. Mientras que su colega Ramón amaneció una hora antes y cerca de las nueve ya habían transitado por su sillón unos cuatro clientes. Al indagar las causas de la diferencia corroboré que los precios inciden mucho. Sigue leyendo

Si no sabes piropear: calladito te ves más bonito

Por Yanely González (Tomado de Tiempo21)

piroposLas Tunas.- El tema de los piropos no pierde actualidad, en primer lugar, porque en nuestro país forman parte del día a día sus habitantes y en segundo, por lo que representan para el establecimiento de roles y patrones de género.

Hoy es casi imposible salir a la calle y no escuchar al menos un piropo, hacia uno mismo o hacia cualquier otro transeúnte con el que nos crucemos. Por lo general, suelen ser los hombres los que piropean, las mujeres rara vez se animan pues al hacerlo se ve mal a los ojos de otros quizás por el machismo casi endémico que existe. Sigue leyendo

El regalo de un amigo

El amigo Oscar Parrado Álvarez, desde Camagüey, me hizo llegar estas décimas. Le doy las gracias por su gentileza y las comparto con mis amigos.

Las décimas dicen:

Una abeja del teclado

Un buen día me encontré

Con gran tino la admiré

Por su verbo destacado

Amanezco iluminado.

Con su palabra certera

Es muy  dulce compañera,

En la red es incansable

Una musa inolvidable

Periodista verdadera.

Yo te siento verdaderaPor tu palabra segura

El derroche de ternura

Con tu adarga justiciera.

En tu vida no hay espera

Para rápido informar

En el duro batallar

Contra la pérfida fiera

que te acecha traicionera

del otro lado del mar.

Yo te voy a compararCon la belleza del monte

Con el canto del sinsonte

Y la sonrisa del mar.

No te voy a sublimar

Porque eres muy humana

Eres sol en la mañana

Agua pura, cristalina

En las piedras, piedra fina

Bella, tropical gitana.

Violencia: Sin pasarse de la raya

El tema está a punto de convertirse en redundante. Y en comunicación, bien se sabe, resulta fatal.

Aplaudo, entre las primeras, su presentación con inteligencia en la pequeña pantalla. Me sumo a quienes levantan ambas manos a favor de eliminar la violencia contra la mujer. Pero…¡cuidado!

Evitar a toda costa un posible efecto boomerang ayudará más. Conscientes somos de la urgencia de acciones con las cuales se debe erradicar el mal. Sin embargo,  no será saludable dejarnos llevar por esas premuras al punto de llegar a la repetición del tema por todos lados hasta que provoque aburrimiento.

Considero que en Soledad —segunda temporada de la telenovela cubana Bajo el mismo Sol— se muestra una arista muy dolorosa y a la vez lo suficientemente abarcadora de los daños de la violencia intrafamiliar. ¿Por qué, entonces, hacer coindicir por estos días programas de radio y  escritos en los periódicos sobre el mismo tema? ¿No sería mejor dejar pasar los meses para abordarlo  con enfoques menos reiterativos? Sigue leyendo

Samuel Urquía: Premio nacional de locución Violeta Casal

Urquía, priemero de izquierda a derecha

Samuel Urquía, locutor de la emisora provincila CMHW, recibió el premio Violeta Casal, que otorga el concurso nacional Caracol, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

El galardón fue entregado el pasado sábado en la Casa del ALBA Cultural, en la capital cubana, tras el fallo del jurado integrado esta vez por los maestros César Arredondo y Luis Ángel Alarcón Santana, además de Milvia Zapata Patterson.

Urquía es el narrador de todos los espacios dramatizados de CMHW; su voz es muy utilizada en menciones de bien público, propaganda directa y los spots promocionales de decenas de programas en la emisora provincial y en la FM EstereoCentro, y actualmente es la voz noticiosa del noticiero Patria, que cada día despierta a los villaclareños.

Sus inicios fueron en la emisora Radio Caibarién, y en su trayectoria se cuentan otros importantes lauros obtenidos en Festivales Nacionales y provinciales de la Radio, como mejor locutor de noticieros y narrador de novelas; el Premio Caracol de Santiago de Cuba; además del Premio Santamareare, que le otorgó la UNEAC de Villa Clara. Sigue leyendo

Hanser García pregunta: ¿Están satisfechos?

Por Mayli Estévez

Dice Mercedes Veitía, abuela del subcampeón panamericano, que al filo de las 10 de la noche del domingo Hanser García, aun muy emocionado, preguntaba a sus familiares si estaban satisfechos de su actuación. Parece que un record nacional y una plata histórica en los 100 metros libres de la natación es poco para este villaclareño.

«Hijo, pero esa pregunta no se hace. ¿Cómo vamos a estar? Aquí hemos saltado, llorado, estamos muy orgullosos»— dijo la abuela, que apenas hablaba de la emoción y el teléfono le resbalaba de las manos.

El Pollo, que no le teme a campeón mundial alguno, ni a malas arrancadas, no solo quebró su propio record nacional y lo rebajó a 48:34, si no que además le regaló a Villa Clara la primera medalla panamericana de Guadalajara. Sí, porque el chico es natural de esta capital provincial, no habanero. Sigue leyendo

Baudilio Espinosa (padre):el Banco es mi vida

Por Bárbara Fortes

Padre del humorista Baudilio Espinosa, conductor del programa televisivo La neurona intranquila.

Este 13 de octubre se celebra el día del Trabajador Bancario, en Cuba. Una de las personas con más experiencia en este quehacer, es el saguero Baudilio Espinosa Mondejar.

Recién cumplió 60 años como afiliado al ramo y recibió el merecido reconocimiento. El único con ese tiempo de permanencia en la actividad bancaria en Cuba.Con gran alegría manifiesta que para él su vida es el Banco.

La horas transcurren sin darse cuenta para él cuando está en su segunda casa, afirma . Se desempeña actualmente en el Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), ubicado en la calle Calixto García y Clara Barton, en Sagua la Grande.

Cada día marcha hacia su centro laboral, este hombre con más de siete décadas de vida quien mantiene su vitalidad. Recuerda que comenzó  a trabajar a los 16 años en el Banco Agrícola ubicado en la actual Galería de Arte.  Su madre era quien firmaba la nómina del pago por .00 que percibía. Así transcurrieron dos años y ocupó una plaza fija de cajero. Sigue leyendo

Agustín de Rojas, santaclareño peculiar

Y siento más tu muerte que mi vida…

Por  Ricardo Riverón Rojas.

Aunque Agustín de Rojas y yo somos de la misma edad, su eternidad llegó primero que la mía, no porque haya muerto, sino porque su obra ha viajado más lejos y en ella el tiempo tiene más peso específico. Su obra digo, que merece mayor reconocimiento.

No fuimos grandes amigos. Tampoco enemigos. Discrepamos mucho, eso sí, desde aquel lejano 1980 en que se apareció en el taller literario “Juan Oscar Alvarado” con el manuscrito de Espiral, novela con la que ganaría el premio David de ese mismo año.

Agustín abogaba por una poesía que alejara los pies de la tierra mientras yo exigía lo contrario. Ambos ganados por la gran discusión literaria de la época: una poesía de circunstancias versus otra de esencias. Aún ignoro si ambos teníamos razón o en qué por ciento los dos nos equivocábamos.

Pero. ¿saben cómo terminaban aquellas “enconadas”discusiones? Pues con la lectura de las “Actas del taller” que Agustín se esmeraba en redactar, verdaderas joyas de la ironía socarrona que lo caracterizó y tanto nos hizo reír, o rabiar, como mismo lo hicieron sus infinitas cartas donde, ajedrecista hasta el final, ponía numerosas trampas sofísticas a sus interlocutores para agarrarlos fuera de base y comerles la dama o darle jaque mate al peón más simple.

Tiene razón Arístides Vega, se nos va un niño travieso: aquel que se propuso demostrarle a Pablo René Estévez que la Estética no es una ciencia y para ello hiló una larga longaniza de ejemplos que ningún doctor pudo rebatir con el mismo ingenio que él derrochó en sus devaluaciones.

Aquel debate, que despertó un interés desmesurado, condujo a su más controvertido libro, del cual fui editor. Catarsis y sociedad (Ediciones Capiro, 1993) en su recorrido editorial tuvo un final parecido al de la fiesta del Guatao, primero por la bronca en torno los honorarios -que me ganó- y, finalmente, por la polémica con Jorge Ángel Hernández y Omar Valiño, vertida en las páginas del suplemento Huella. Sigue leyendo

Amarse con los ojos abiertos

Quizás la expectativa de felicidad instantánea que solemos endilgarle al vínculo de pareja, este deseo de exultancia, se deba a un estiramiento ilusorio del instante de enamoramiento.

Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados.

Los sentimientos, a diferencia de las pasiones, son más duraderos y están anclados a la percepción de la realidad externa. La construcción del amor empieza cuando puedo ver al que tengo enfrente, cuando descubro al otro.
Es allí cuando el amor reemplaza al enamoramiento.

Pasado ese momento inicial comienzan a salir a la luz las peores partes mías que también proyecto en él. Amar a alguien es el desafío de deshacer aquellas proyecciones para relacionarse verdaderamente con el otro. Este proceso no es fácil, pero es una de las cosas más hermosas que ocurren o que ayudamos a que ocurran.

Hablamos del amor en el sentido de «”que nos importa el bienestar del otro». Sigue leyendo