Archivo de la etiqueta: amor

Marta Abreu y Luis Estévez, un Amor Inolvidable

El 2 de enero de 1909 falleció en París Marta Abreu. A los 33 días del inesperado suceso, su esposo Luis Estévez puso fin a su vida de un disparo…

Por Narciso Fernández Ramírez

Cuba; Villa Clara; Santa Clara, monumento que esta el centro del Parque Vidal de Santa Clara, a la Benefactora Marta Abreu de Estevez. (Fotos:)Ramón Barreras Valdés/vanguardia.

Cuba; Villa Clara; Santa Clara, monumento que esta el centro del Parque Vidal de Santa Clara, a la Benefactora Marta Abreu de Estevez. (Fotos:)Ramón Barreras Valdés/vanguardia.

Marta Abreu es la Benefactora de la ciudad de Santa Clara, donde se recuerda que en beneficio de los más pobres donó obras como el Teatro La Caridad, el sitio más emblemático de la cultura de la hoy llamada Ciudad de Marta y del Che.

Pero a Marta Abreu también la veneran por su patriotismo. Ese amor a Cuba que le hizo decir a Máximo Gómez que tan ilustre dama merecía el cargo de Generalísimo del Ejército Libertador que él ostentaba por su enorme contribución a la lucha por la independencia de su Patria.

Fue la mujer cubana que más dinero aportó en la Guerra Necesaria (1895-1898), y desde el exilio de París entregó más de 150 000 pesos a la causa independentista, bajo el pseudónimo de Ignacio Agramonte.

El historiador Manuel García Garófalo en Marta Abreu Arencibia y Luis Estévez Romero Estudio Biográfico, publicado en 1925, recoge una cita de la santaclareña que revela ese inmenso patriotismo: “Dejadme. Mi última peseta es para la Revolución. Y si hace falta más y se acaba el dinero, venderé mis propiedades, y si se acaban también, mis prendas irán a la casa de venta, y si todo eso fuera poco, nos iríamos nosotros a pedir limosnas para ello y viviríamos felices, porque lo haríamos por la libertad de Cuba”.

Sigue leyendo

Amarse con los ojos abiertos

Quizás la expectativa de felicidad instantánea que solemos endilgarle al vínculo de pareja, este deseo de exultancia, se deba a un estiramiento ilusorio del instante de enamoramiento.

Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados.

Los sentimientos, a diferencia de las pasiones, son más duraderos y están anclados a la percepción de la realidad externa. La construcción del amor empieza cuando puedo ver al que tengo enfrente, cuando descubro al otro.
Es allí cuando el amor reemplaza al enamoramiento.

Pasado ese momento inicial comienzan a salir a la luz las peores partes mías que también proyecto en él. Amar a alguien es el desafío de deshacer aquellas proyecciones para relacionarse verdaderamente con el otro. Este proceso no es fácil, pero es una de las cosas más hermosas que ocurren o que ayudamos a que ocurran.

Hablamos del amor en el sentido de «”que nos importa el bienestar del otro». Sigue leyendo

La distancia

Fue tan poco el tiempo que te traté

que a veces pienso que bien no te conocí

pero aunque ese tiempo tan corto fue

fueon momentos muy lindos los que viví.

Muchas veces la gente dice:

la distancia aleja,

pero no creo en todo lo que la gente dice

pues a veces la distancia acerca.

La distancia… puede no acercar

para físicamente juntos estar,

sino en una forma especial…

con el corazón, y en forma espiritual.

Mas, aún cuando es mucha la distancia

que nos impide juntos estar,

es la distancia la que me ayuda a tener paciencia

para el momento anhelado esperar.

Martí, el amor y el matrimonio

No por gusto se dice que José Martí se adelantó a su época en todos los aspectos de la vida. Ahora que se acerca el Día de los Enamorados, comparto estos fragmentos —recopilados por el profesor Raúl Valdés Vivó— donde el Héroe Nacional de Cuba ofrece sus criterios sobre las relaciones amorosas y el matrimonio, nada alejadas de la realidad que vivimos hoy.

Martí tan juvenil que en sus cuadernos de apuntes recomienda lo que ahora se hace en todo el mundo por las parejas, en particular las jóvenes, y que una generación atrás era inconcebible excepto entre los pobres sin recursos para hacer y mantener el matrimonio y que acudían al vilipendiado concubinato. Escribe:

«Debe hacerse —salvo malicia— lo que hacen ciertos indios del Estado de Veracruz —tomarse a prueba. Vivir bajo el mismo techo. Ir juntos al arroyo.

Cargar juntos la leña. Oírse y conocerse. —Y si la simpatía definitiva de las almas no sanciona la atracción pasajera de los cuerpos — separarse. El equilibrio entre las condiciones de los cónyuges, y su mutuo conocimiento, son en el matrimonio las únicas condiciones de ventura. —Lo demás es jugar a cara o cruz.»

Todavía más, Martí se pregunta y contesta como haría hoy cualquier joven:
¿Porqué ha de hacerse —con riesgo de la ventura de la vida— punto de honor que los que han sido novios sean cónyuges?—El honor mismo exige que no nos pongamos en condiciones de faltar a él—¿Sobre la mera simpatía —esa mera mariposa— ha de construirse cosa tan maciza como un hogar? Sigue leyendo

Acoplados

Las figuras geométricas
sueñan como viajeros
a la orilla de un acama.                                        rompecabezas3
Las de contornos masculinos
insertan sus ronquidos
entre maternales senos.
Las otras acomodan sus curvas                              
entre los bordes
que suben y bajan
bajan y suben
como almas en busca
del sabor del cansancio.
rompecabezas13Allí están las figuras.
Mutando,
acoplando,
componiendo.
Solo quedan libres
las siluetas de unos besos,
las líneas descriptivas
de dos sexos.
Solo les falta ensartar
la última pieza
y armar el más humano
rompecabeza.
                                          5-12-01