Archivo de la etiqueta: blog

Mujeres EnRedadas: El género en Facebook

Convivir entre las redacciones periodísticas, las redes sociales y las labores hogareñas se ha convertido en la actualidad en una verdadera tela de araña para las mujeres que en Cuba ejercemos el periodismo o asumen alguna responsabilidad dentro de los medios de comunicación en la isla.

Una mirada desde el muro, o biografía, de Facebook al comportamiento de las féminas dentro de este escenario del ciberespacio nos revela cómo, a pesar del exceso de funciones que asumimos, aquí también las mujeres periodistas vamos marcando un paso de ventaja respecto a los colegas hombres. Somos mayoría las que nos enredamos en este hacer comunicativo a través de la tecnología digital, aunque pudiéramos incrementar nuestro accionar si se optimiza el tiempo de trabajo a fin de favorecer las horas de distracción que bien nos merecemos.

No se ofrece aquí una receta única, sino algunas sugerencias de cómo adquirir las habilidades imprescindibles para, a la vez que se cumple el deber de difundir la verdad de Cuba en las redes sociales podamos contar con el tiempo libre que necesitamos para atender la familia y, por supuesto, juntos recrearnos. Sigue leyendo

Juana sigue multiplicándose

Febrero llegó con una buena nueva para mi. Tengo otro blog: Cuba Comunica. Disponible en Monografias.com.

Desde este nuevo espacio virtual propondré cada domingo conocer aspectos de la comunicación en la caribeña isla. Bien sea desde las matricies culturales que nos dan vida, o mejor aún, desde la funcionalidad de nuestro sistema mediático.

La confrontación de la prensa cubana ante las manipulaciones de los grandes emporios de la comunicación internacional, vista con el prisma de la teoría de la comunicación, tampoco faltará en esta red educativa que ahora caba de abrirme una puerta más para que Juana siga multiplicándose.

¡Por allá también los espero!

¿Los blogs nos entrenan para el diarismo?

blog

Conozco sobre diarismo en un periódico desde 1992. Cursaba entonces el primer año de Comunicación Social —pero con buena carga de Periodismo— y junto a los compañeros de aula frecuentaba la redacción del Sierra Maestra, en Santiago de Cuba. Íbamos cautivados por tanto olor a tinta fresca y plomo ardiente. Gustábamos de compartir el ajetreo de los periodistas, correctores, diseñadores y linotipistas. A la vez descubríamos los encantos de una profesión urgida a vivir en el día a día.

Disfrutábamos nuestras primicias editoriales cada vez que veíamos lo recién redactado saliendo por la rotativa. Soñábamos conque transcurridos cinco años, tendríamos para siempre esa rutina diaria de tener, impresas en papel, las noticias, reportajes, entrevistas, comentarios y cuántos productos comunicativos pudiéramos escribir. Inesperadamente, llegó el crudo Período Especial y truncó nuestros anhelos. Sigue leyendo