Archivo de la etiqueta: disidentes

¿Mujeres desequilibradas o ambiciosas?

La colega Bertha Pulido Francia publica en su blog varias opiniones de las villaclareñas sobre las mal llamadas Damas de Blanco.

Entre los criterios sobresale el de Olga Lidia Bermúdez, licenciada en Psicología quien las califica como mujeres «desequilibradas emocionalmente, carentes de afecto, con trastornos síquicos y posiblemente descompensadas, a tal punto que no piensan que la mujer cubana logró su verdadera emancipación a partir de l959.»

Más que el posible desequilibrio emocional, a esas «golosas del verde», únicamente las anima llenar sus bolsillos de pacotillas. Ellas saben bien la historia de las féminas en Cuba, pero no les conviene reconocerlo.

Si desapereció el motivo por el cual se agruparon —pedir asilo político a sus esposos, muchos liberados ya—, qué razones tienen ahora para seguir «de paseo», galdiolos  en mano por las calles cubanas.

Únicamente las motiva la ambición, ¿será una nueva enfermedad psíquica?

Laura no escarmienta

Imagen tomada del blog Cambios en Cuba

Nada tiene que ver con la historia de El cuarto de Tula. La pegajosa canción que ha hecho bailar a miles de cubanos y foráneos admiradores de la música popular de la Isla, ahora,  sirve de parodia para las palabras de Laura Pollán. Una mujer  a quien solo le interesa «pintar» sus bolsillos de verde, a costa de mentiras.

No le queda más que pensar en una «llamita»,  que ni arde.  El escenario habanero ya conoce a esta «señora» y a sus acompañantes vestidas de blanco. En las calles de la capital han perdido credibilidad. Mas, intentaron encontrar  protagonismo en un municipio oriental, y fue como lanzarse a una piscina vacía.

Allá, en la ciudad del Cauto encontraron el agua suficiente para apagar un fuego que en esencia resultó fatuo. Ese que en cada intento de aparecer,  al instante se sofoca con el coraje de cientos de hombres y mujeres que descalifican las infamias de Laura. Pero ella no escarmienta.


Mujeres que ofenden mi isla

«¡Mujeres!, ¡mujeres!», decía aquel personaje de telenovela interpretado por el excelente actor que es Fernando Echevarría. Salir de noche, se titulaba y pasó sin muchas glorias, y unas cuantas penas por la televisión nacional.

La frase, en otro sentido, ronda por estos días mi mente al conocer otra de las artimañas de esas autotituladas «damas» que de blanco llevan muy poco. Con el apelativo solo se empeñan en manchar la dignidad de las féminas verdaderamente cubanas.

Sus alucinaciones llegan al extremo que por ganar unos cuantos dólares inventan gases lacrimógenos, y hasta fuerzas antimotines, las cuales no existen en Cuba desde 1958.

Alguien en su sano juicio no se atrevería a realizar semejante infamia. Pero, claro, de ellas no se puede esperar no más que la actuación desmesurada y desequilibrada con que justifican el dinero que reciben.

¡Mujeres!, ¡hay muejes!,  solo atino a decir y preguntar: ¿por qué salir a las calles, bien de noche, o de día, con tanto odio y ofensas a mi isla?

damas mienten