Archivo de la etiqueta: Historia

Marta Abreu y Luis Estévez, un Amor Inolvidable

El 2 de enero de 1909 falleció en París Marta Abreu. A los 33 días del inesperado suceso, su esposo Luis Estévez puso fin a su vida de un disparo…

Por Narciso Fernández Ramírez

Cuba; Villa Clara; Santa Clara, monumento que esta el centro del Parque Vidal de Santa Clara, a la Benefactora Marta Abreu de Estevez. (Fotos:)Ramón Barreras Valdés/vanguardia.

Cuba; Villa Clara; Santa Clara, monumento que esta el centro del Parque Vidal de Santa Clara, a la Benefactora Marta Abreu de Estevez. (Fotos:)Ramón Barreras Valdés/vanguardia.

Marta Abreu es la Benefactora de la ciudad de Santa Clara, donde se recuerda que en beneficio de los más pobres donó obras como el Teatro La Caridad, el sitio más emblemático de la cultura de la hoy llamada Ciudad de Marta y del Che.

Pero a Marta Abreu también la veneran por su patriotismo. Ese amor a Cuba que le hizo decir a Máximo Gómez que tan ilustre dama merecía el cargo de Generalísimo del Ejército Libertador que él ostentaba por su enorme contribución a la lucha por la independencia de su Patria.

Fue la mujer cubana que más dinero aportó en la Guerra Necesaria (1895-1898), y desde el exilio de París entregó más de 150 000 pesos a la causa independentista, bajo el pseudónimo de Ignacio Agramonte.

El historiador Manuel García Garófalo en Marta Abreu Arencibia y Luis Estévez Romero Estudio Biográfico, publicado en 1925, recoge una cita de la santaclareña que revela ese inmenso patriotismo: “Dejadme. Mi última peseta es para la Revolución. Y si hace falta más y se acaba el dinero, venderé mis propiedades, y si se acaban también, mis prendas irán a la casa de venta, y si todo eso fuera poco, nos iríamos nosotros a pedir limosnas para ello y viviríamos felices, porque lo haríamos por la libertad de Cuba”.

Sigue leyendo

Carmen y la Historia sin pizarrón

escuela-primaria-escuadron-31-sc-rbv-1Existen días en los que las noticias se esconden. Entonces, se debe buscar fuera de la cotidianidad. Así, de repente, el acontecimiento más novedoso aparece en la escena menos observada por otros.

De tal manera, el pasado 3 de septiembre, apareció la imagen que acompaña este texto. Carmen Martínez Dreke, pasaba inadvertida para los transeúntes de la zona hospitalaria de Santa Clara. Pocos detuvieron la mirada en la maestra recién estrenada en primer grado. Aunque acumula trece años de ejercicio profesional.

Parecía normal verla en ameno diálogo con sus 25 alumnos. Ella les hablaba del Che. De la Batalla librada aquí a finales de 1958. De que en esa edificación, antes radicó el Cuartel 31 del ejército bastistiano. Del monumento que rinde eterno tributo a los rebeldes caídos aquel último día de diciembre. De que uno de ellos fue Fernando Cuesta Piloto, cuyo nombre lleva el seminternado donde comenzarán la vida de pioneros. Sigue leyendo