Archivo de la etiqueta: infancia

La infancia que todos merecen

Desde edades tempranas los niños cubanos tienen derecho a la educación en los cículos infantiles (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Desde edades tempranas los niños cubanos tienen derecho a la educación en los cículos infantiles (Foto: Ramón Barreras Valdés)

A propósito del Día Internacional de la Infancia damos una mirada a las legislaciones vigentes en Cuba y el mundo. Para el Estado cubano constituye una prioridad velar por el cumplimiento de los derechos de la niñez y la adolescencia.

«Para los niños trabajamos, porque los niños son la esperanza del mundo, porque los niños son los que saben querer». Con esta máxima martiana hemos vivido los cubanos durante cincuenta y ocho años. Pero causa pesar saber que otros niños del mundo no disfrutan de sus derechos como lo hacen los nacidos en Cuba.

Hoy, el mundo celebra el Día Internacional de la Infancia. En toda la geografía nacional se realizan actividades recreativas protagonizadas por la Organización de Pioneros José Martí (OPJM). Sigue leyendo

José Alejandro sabe defender sus derechos

Fotos: Manuel de Feria García

«Que el tiempo se detenga. Que nadie envejezca, por lo menos durante nueve décadas. Sobre todo los que tienen entre 5 y 10 años de edad». Tal es uno de los tantos sueños de José Alejandro Rivero Gómez.

«Será una manera de darle un mayor toque de infancia al mundo», argumenta el pequeño que con solo ocho años conoce al dedillo y defiende cada uno de sus deberes y derechos.

«Desde primer grado —rememora— me vinculé al proyecto Derechito, una iniciativa de los estudiantes de la Facultad de Derecho, en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas».

Jose —así prefiere que lo nombren— hace referencia a las actividades comunitarias que realizan los alumnos de la casa de altos estudios en la escuela Marcelo Salado.

«Allí estuve matriculado hasta tercer grado. Ahora estudio en el seminternado Camilo Cienfuegos», advierte.

Basta con prestarle atención unos minutos para percatarse de que es un niño avispado. «¡Qué leguleyo!», dirían al instante.

Mas, es el resultado de las acciones que de conjunto con los docentes realizaron los universitarios. Meritoria labor a través de la cual divulgan los artículos contenidos en la Convención sobre los Derechos del Niño, el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante que incorpora toda la gama de derechos humanos: civiles, culturales, económicos, políticos y sociales. Dicho documento se emitió en 1989 por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés).

«Y los adultos los violan constantemente», afirma sin cortapisas mi entrevistado.

—No seas tan categórico.

—Bueno, no es siempre. Pero soy testigo de cómo algunas personas nos empujan en las guaguas. Además, a veces los padres pelean delante de sus hijos y eso no es correcto. Eso es maltratarlos, aunque no los golpeen. Déjeme aclarar que en mi casa no es así.

— ¿Cómo es la comunicación con tus padres?

— Nos respetamos de ambas partes. Sobre todo con mi papá.

— Claro, eres varón como él.

—No es solo eso. Mami es buena, pero a veces no me deja hacer algunas cosas.

— ¿Cuáles?

—Cocinar, por ejemplo.

—Por supuesto, ella lo hace para cuidarte, eres muy chiquito y es mejor evitar un accidente.

— Puede ser. Sin embargo, me gusta aprender y es mi derecho, ¿no? Por eso mi papá me enseñó a hacer espaguetis. O mejor dicho, yo lo ayudo a prepararlos.

Quien dialoga con José Alejandro puede suponer que tiene delante al protagonista de un cuento infantil. Posee gran poder de imaginación y a la vez se muestra muy realista. Capaz de conversar con locuacidad sobre los temas más diversos.

Su lenguaje evidencia una vasta lectura. A su edad ya se leyó La Odisea, Los Tres Mosqueteros, El Zorro, El Tulipán Negro, Diez Leguas de Viaje Submarino, La Vuelta al Mundo en 80 Días y cuanto libro contenga relatos sobre la cultura griega, romana y egipcia.

También demuestra dominio de las reglas elementales de la cortesía y el respeto hacia el interlocutor. Sobre todo si se trata de una persona adulta. Emplea palabras que en voz de otros infantes, incluso mayores que él, no son frecuentes.

Así se mostró cuando lo conocí. Por cuestiones del azar nos cruzamos en la esquina de Máximo Gómez e Independencia, en pleno Boulevard santaclareño. Venía con un amigo a quien saludé. Durante la conversación Jose solicitó permiso para interrogarme: «¿Usted es periodista?». Tras la respuesta afirmativa de inmediato me sugirió escribir sobre los derechos de los niños. Tal vez creyó que no lo haría. Razón por la que se sorprendió cuando aparecí en su escuela para entrevistarlo.

«Vengo a cumplir contigo», le dije. «Ya veo», respondió sonriente.

El día 20 de este mes, se cumplen 21 años de la Convención de los Derechos del niño. Jose, no es el único cubanito que los disfruta a plenitud.

«Quiero decirle algo importante —solicitó al ver que ya cerraba mi agenda—, los Estados Unidos es el país donde más se violan todos esos derechos. Allí hay abuso sexual, violencia, discriminación de razas y obligan a trabajar a los más chiquitos.»

—¿Es todo lo que deseabas decir?

—Bueno, si es posible ponga en su periódico lo siguiente: Reparto Universitario, calle # 6, apartamento # 6. El que desee llegar a esta casa siempre encontrará las puertas abiertas.

Son estos los sólidos principios de amistad y solidaridad de quien,  con solo ocho años, desea detener el mundo y darle un mayor toque de infancia.