Archivo de la etiqueta: mujer

Cuando la mujer dirige

osmayra2«Las mujeres, por lo general, son más maduras y mejores administradoras que los hombres», expresó el General de Ejército Raúl Castro Ruz en el 7º Congreso del Partido Comunista de Cuba. Durante el cónclave, el también presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República manifestó que  aunque reconoce el progreso alcanzado, considera que bajo la dirección del Partido debe proseguir elevándose la promoción de nuestras combativas féminas, especialmente a cargos decisorios en toda la nación.

El llamado tiene total aplicación en Villa Clara. Aquí si bien existen 315 delegadas de circunscripción, con 46 mujeres que nos representan en la Asamblea Provincial del Poder Popular y otras 17en el Parlamento nacional, todavía se puede trabajar mucho más para incrementar estas cifras. Según valoraciones de la dirección de la Federación de Mujeres Cubanas en la provincia se cuenta con mujeres que poseen cualidades y aptitudes para asumir responsabilidades en puntos clave, pero en ocasiones se ven limitadas por los prejuicios que persisten en nuestra sociedad e inciden en que  solo asuman cargos a nivel de base y no en las estructuras superiores de los organismos a los que pertenecen. Sigue leyendo

Recuerdan en Guáimaro a patriota Ana Betancourt

abetancourt0216Camagüey, 7 feb.- En nombre del pueblo de Cuba, los camagüeyanos rindieron tributo este domingo a la patriota Ana Betancourt, en la ciudad de Guáimaro, en ocasión del aniversario 115 de su fallecimiento.

Decenas de pobladores de la localidad, mayormente mujeres, se reunieron en la plaza frente al mausoleo donde reposan los restos de la patriota camagüeyana, para rememorar su acción a favor de la libertad de la Patria y la igualdad de género.

“Ciudadanos: aquí todo era esclavo; la cuna, el color y el sexo. Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. ¡Llegó el momento de libertar a la mujer!”. Sigue leyendo

Sara González: Aún me queda mucho

Desde la cama del hospital donde se encuentra convaleciente, la cantante cubana confesó su sorpresa al recibir el Premio Maestro de Juventudes y con esa naturalidad que la distingue les dijo a los que la rodeaban: No se preocupen. Aún me queda mucho…

Por José Luis Estrada Betancourt

La ausencia física de Sara González se notó enseguida. Y sin embargo, allí, en el Pabellón Cuba, mientras Marta Valdés, Ramona de Saá, Nersys Felipe, Alfredo Sosabravo, Enrique Pineda Barnet y Fernando Martínez Heredia recibían el prestigioso premio Maestro de Juventudes, parecía que la brisa, dueña de una afinación y de colores asombrosos, tarareaba: ¿Qué dice usted,/ que una mujer no es capaz/ de construir, de analizar,/ y de luchar por la vida?/ Cuando la historia nos grita otra verdad…

De cualquier manera, quedaba la deuda de entregarle la máxima distinción que otorga la Asociación Hermanos Saíz (AHS) a quien, a decir de la poeta y editora Isaily Pérez González, «le ha puesto voz a la Revolución y cuerpo a la cubanía».

Visiblemente feliz y llena de energías, repartió abrazos con auténtico agradecimiento a Abel Prieto, ministro de Cultura; a Liudmila Álamo Dueñas, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC; a Luis Morlote Rivas, presidente nacional de la organización de jóvenes creadores. Ellos fueron a verla al hospital donde se encuentra convaleciente. Y con esa naturalidad que la distingue les dijo: No se preocupen. Aún me queda mucho.

Confesó su sorpresa cuando le anunciaron que se hallaba en la ilustre nómina de las personalidades distinguidas con el Maestro de Juventudes, justo en el año en que la AHS arribaba a su aniversario 25. «Es que se trata de un premio muy grande. Debe sentirse muy honrado todo aquel que la juventud considere sus maestros. Una palabra que encierra una significación muy profunda, porque es como si con tu obra hubieses podido modelar el futuro, como si pudieras ayudar a forjar a los hombres y mujeres que cuidarán, amarán, defenderán y sostendrán a la Patria.

«Este premio me ha permitido tomar consciencia de que, al parecer, lo he hecho bien, y de que mis canciones y mi voz han servido para algo. Por eso me embarga un sentimiento de gratitud total». Sigue leyendo

Mujer rural: Visibles en Cuba

Ellas pueblan los campos cubanos, a la par de los hombres. A diferencia de otras latitudes, aquí sí son visibles. Para reconocer a las féminas que cultivan la tierra, se instituyó que el 15 de octubre se celebre el Día mundial de la mujer rural.

La idea surgió durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, organizada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y celebrada en Pekín, en 1995.

A partir del año siguiente, se inició una campaña de creación de conciencia y difusión de información mundial para llamar la atención sobres estas trabajadoras invisibles en algunas partes del Planeta.

De acuerdo con estadísticas específicas sobre género de los últimos años, se han confirmado dos aspectos que implican a las féminas que habitan las zonas rurales: la mayoría de las personas pobres del mundo son mujeres, y segundo, ellas tienen la abrumadora responsabilidad de alimentar a hombres y niños hambrientos, y a sí mismas. Sigue leyendo

¿Al derecho o al revés?

Un año más. Esta vez dos dígitos se combinan a capricho, de izquierda a derecha (41) o viceversa (14). De una u otra vuelta, igual me siento nuevamente, y con doble motivo, muy feliz.

Es hora de cierre en el periódico donde trabajo y aquí estoy. Sin tiempo para celebrar —con bebibles y comestibles— el aniversario de mi nacimiento. Entonces prefiero optar por una fiesta donde redacto notas informativas, bien para la web de Vanguardia o alguno de mis blogs.

Ni siquiera un breve descanso durante la noche tendré, pues debo asistir a la anunciada puesta en escena de la obra Fabio, un canto contra el terrorismo del cual ya les hablaré más adelante. Únicamente me permito un breve descanso en la lectura de tantos libros sobre teoría de género, comunicación y desarrollo local.

Aun así, este cumpleaños se lo dedico a la superación profesional. Bien vale la pena.

Motivos sobran para que, a partir de hoy, el almanaque comience a contar mis años como periodista y no como la mujer madura que soy. A fin de cuenta, la edad se mide más por las emociones que por las canas o arrugas en el rostro.

Una primera llamada, inesperada, me despertó este 24 de junio. Luego el beso de mi hija, los mensajes de muchos amigos en el muro de Facebook, o por el correo electrónico, los besos y abrazos de mis colegas y compañeros de trabajo han convertido en jornada especial este día de San Juan. En el que no ha podido falta un concierto de Gilberto Santarosa para amenizar el trabajo.

Otra vez Remedios esperó por mí. A cambio deseo que la tarde termine con un buen aguacero para que igual a otros años, como niña traviesa, bañarme bajo el torrencial que tanto limpia y alivia, de los pies a la cabeza, o viceversa.

A la Mujer

Hoy recibí este regalo del amigo Andy Giovel Domínguez Rodríguez que comparto con todos los lectores de mi blog.

Quiso Dios formar
la obra más grande de la creación,
y pensando en la ternura que da el amor
dio vida a la mujer
como la más bella y radiante flor.

Resplandece en el jardín,
camina silenciosa
iluminando los prados del edén
y dibujando al mundo con su sonrisa.

Una suave caricia
da a sus hijos al nacer,
en medio del dolor y la brisa
germina de su vientre un nuevo ser.

Encanto de la vida,
agua de fuentes cristalinas,
bálsamo del amor ;
eso eres tú preciosa mujer,
beso del Omnipotente
y de su santa bendición.

La vida es hermosa a pesar de los tropiezos que nos brinda,
igual que la mujer es como una rosa, tierna, delicada y sensual
a pesar de las espinas.

Todas son extraordinarias, nos dan vida, nos hacen sentir felices
y nos cautivan,
aunque algunas nos lastiman.

Somos lo que somos gracias a ellas
que en su plan de madres, hermanas o de hijas,
son los seres más preciosos
que ha creado Dios en sus días.

Y ni qué decir de las esposas o amigas que nos quieren,
nos perdonan y nos miman o, nos recogen, nos amasan
y nos tiran,
somos suyos mientras vivan.

Segundo Apellido

Aquí les muestro el muestro

el escudo de mi segundo apellido

El uso de los apellidos se rige según las distintas culturas del mundo. En algunos países al primero se le concede tanta importancia que incluso le otorgan el rango de segundo nombre. De tal modo relegan a un plano casi invisible los de las progenitoras.

Pero no es el caso de Cuba. Aquí nos acogemos a la tradición española y de otros países europeos, donde se comenzó a utilizar —a partir de los siglos XI y XII—, como primer apelativo del recién nacido el del padre, y después el de la madre.

De ahí que la preocupación ronde por mi mente desde hace varios meses. Se trata de reflexionar respecto a por qué son pocos los habituados a decir su nombre con ambos apellidos ante sus semejantes. Bien sea en el momento de conocerse o cuando se presentan ante un auditorio casi desconocido. Sigue leyendo

Moña, la mujer pelotera

Por Mayli Estévez y Luis Salabarría

Ángela de Armas, Moña, nació en Santa Clara en un invierno de 1939 y aunque siempre quiso jugar béisbol de manera profesional, tuvo que aplazar sus sueños debido a los tabúes de la época y centrarse en otros deportes «más adecuados», como el básquet.

«Mi ilusión desde pequeña fue ser pelotera, pero no se podía y me dediqué a estudiar y llegué hasta tercer año de la Escuela de Economía, donde jugué baloncesto. En ese centro docente estuve en una célula revolucionaria que llevaba medicinas al Escambray y repartía bonos en la ciudad. En medio de ese ajetreo hice equipo junto a Gladys García, quien, junto a Chiqui Gómez-Lu¬bián, puso bombas en diferentes lugares, lo que le costó estar presa en las cárceles batistianas.»

—Pero usted se destacó en otros deportes…

—Sí, también pasé por equipos de atletismo, ajedrez, tenis de mesa. En este último estuve después del triunfo de la Revolución en dos campeonatos nacionales. Luego comienzo a trabajar en el Ten Cen en Santa Clara y en 1960 llego a Sagua la Grande para convertirme en la primera mujer directora del INDER en toda la Isla.

—Luego fue destinada al Plan Montaña en el Escambray, donde impartió clases de Educación Física y estuvo al frente de la Subdirección de Actividades Deportivas en Santa Clara.

—Soy fundadora del INDER, que ya por estos días cumple 50 años. Fui instructora de gimnasia básica en diferentes escuelas y juez de línea en el voleibol. Inventamos muchos modelos para el trabajo de economía del INDER; además, dirigía el Departamento de Mantenimiento del Instituto deportivo hasta mi retiro en 1995.

—¿Y ese apodo tan poco común?

—Mi abuelita llegó al hospital materno de esta ciudad y yo tenía mucho pelo; por una sola ocasión se le escuchó decir: «¡Ay, que moña tan bonita!» A mí se me quedó ese apodo, pero ella jamás lo volvió a repetir, siempre me llamó Ángela.

—Cantante, diseñadora y deportista, tal parece que la vida ha resultado corta para usted…

—Si fuese joven en esta época nadie dude que fuera del equipo femenino de pelota. Amo demasiado el béisbol y aunque no me profesionalicé, sigo creyendo que soy una mujer pelotera.

Martí, el amor y el matrimonio

No por gusto se dice que José Martí se adelantó a su época en todos los aspectos de la vida. Ahora que se acerca el Día de los Enamorados, comparto estos fragmentos —recopilados por el profesor Raúl Valdés Vivó— donde el Héroe Nacional de Cuba ofrece sus criterios sobre las relaciones amorosas y el matrimonio, nada alejadas de la realidad que vivimos hoy.

Martí tan juvenil que en sus cuadernos de apuntes recomienda lo que ahora se hace en todo el mundo por las parejas, en particular las jóvenes, y que una generación atrás era inconcebible excepto entre los pobres sin recursos para hacer y mantener el matrimonio y que acudían al vilipendiado concubinato. Escribe:

«Debe hacerse —salvo malicia— lo que hacen ciertos indios del Estado de Veracruz —tomarse a prueba. Vivir bajo el mismo techo. Ir juntos al arroyo.

Cargar juntos la leña. Oírse y conocerse. —Y si la simpatía definitiva de las almas no sanciona la atracción pasajera de los cuerpos — separarse. El equilibrio entre las condiciones de los cónyuges, y su mutuo conocimiento, son en el matrimonio las únicas condiciones de ventura. —Lo demás es jugar a cara o cruz.»

Todavía más, Martí se pregunta y contesta como haría hoy cualquier joven:
¿Porqué ha de hacerse —con riesgo de la ventura de la vida— punto de honor que los que han sido novios sean cónyuges?—El honor mismo exige que no nos pongamos en condiciones de faltar a él—¿Sobre la mera simpatía —esa mera mariposa— ha de construirse cosa tan maciza como un hogar? Sigue leyendo

Celia, huella de un ejemplo

En cada cubano que se caracterice por la modestia, el compromiso revolucionario, la eficiencia y abnegación, se encuentra Celia Sánchez Manduley, la flor más autóctona de la Revolución, que no se marchita en la memoria popular.

Al cumplirse este 11 de enero el aniversario 31 de su deceso, la eterna guerrillera aún permanece en nuestros recuerdos como aquella criatura sensible, que se convirtió en el alma del pueblo de Cuba en los momentos difíciles y de lucha.

Su esencia de luchadora y trabajadora incansable, su modestia y coraje, trascendieron como un ejemplo de inspiración.

Tomado de al edición digital del periódico Granma